Aunque, en un primer momento, la llegada de una carta de Hacienda puede resultar, y de hecho resulta, un trastorno, en la gran mayoría de los casos, las llamadas paralelas son simplemente, trámites administrativos para corregir errores, omisiones o discrepancias entre los datos de una Declaración y los que Hacienda  tiene sobre nosotros.

De todas formas, lo primero que hay que tener en cuenta es saber que , efectivamente, nos han enviado una paralela.  No te va a llegar una carta de Hacienda en un sobre en el que ponga «Paralela de Hacienda». El verdadero nombre( lo que en la calle llamamos paralela) se denomina «Notificación de trámite de alegaciones y propuesta de liquidación provisional».

De esta manera, Hacienda le comunicará qué datos son los que han generado las discrepancias y le adjuntará una propuesta de cómo hacienda piensa que están correctos. A partir de aquí es, cuando el contribuyente empieza a actuar.

La notificación llegará por correo certificado, a no ser que tenga certificado digital y esté dado de alta en el denominado buzón 060 para notificaciones electrónicas por lo que le llegará mediante este sistema.

A partir de aquí, lo mejor es solucionar el tema lo antes posible, dentro de los plazos establecidos para ello, y que vienen determinadas en la propia notificación recibida (normalmente son 10 dias hábiles, sin contar sábados, domingos y festivos). Si después de revisar los datos se observa que efectivamente ha habido un error por su parte, simplemente da su conformidad a Hacienda y punto, lo que se puede efectuar por omisión, acudiendo a la AEAT de su domicilio fiscal o bien a través de la Sede Electrónica de la AEAT.

En el caso de no estar de acuerdo con los razonamientos que Hacienda ha expuesto en la Notificación, debe presentar  alegaciones. En la documentación que se le ha enviado, hay un modelo de presentación de alegaciones.

Además de presentar el escrito de alegaciones, tendrá que  presentar la documentación necesaria que avalen sus argumentos. Posteriormente, recibirá una nueva notificación donde le comunicará Hacienda si tiene usted razón o no. En el primer caso llegarán los datos rectificados por Hacienda.

Hacienda, en este caso, tardará normalmente entre dos y seis meses para revisar de nuevo el expediente hasta volver a ponerse en contacto con el contribuyente. De nuevo, le dará un plazo, esta vez mayor, de unos 15 días hábiles  para mostrar o no la conformidad de la nueva liquidación.

Si la disconformidad continua es posible que  Hacienda le  requiera mayor documentación. Lo importante  es atender  única y exclusivamente a aquello que se nos requiere , sin dar mayor información que la que se te solicita para evitar mayores trastornos de los necesarios hasta que se llegue a la conformidad por ambas partes, mediante un acta de conformidad.